Por Dentika

 

La apariencia y estado de la encía se suma a la salud bucal que debemos conservar para evitar afectaciones a las piezas dentales. El color de la encía varía en cada persona, no podríamos hablar de un color estándar para identificar si está sana, lo que sí es determinante es el estado en que se encuentra.

 

Una encía sana es delgada y fina, no presenta signos de inflamación y por supuesto no debe sangrar al realizar tus hábitos de limpieza dental o al comer tus alimentos, la encía sana cubre en su totalidad la raíz de los dientes protegiéndolos y fungiendo como soporte.

 

Cuando la encía no se encuentran en óptimo estado es momento de visitar a un especialista, el color podría ser un indicador de su salud cuando se encuentran enfermas pues presentan un tono rosado intenso hasta llegar a un color rojo, esto depende de que tan avanzada se encuentre la enfermedad periodontal.

 

Existen síntomas que nos avisan que algo no va bien con la salud de la encía, como un ligero sangrado al cepillarse los dientes, inflamación de la misma o retracción de la encía que puede provocar movilidad de los dientes, sensibilidad y mal aliento.