Por Dentika

 

La limpieza dental siempre ha sido un dolor de cabeza para las personas, el hecho de tener que visitar al dentista representaba hasta no hace mucho “dolor” por cualquier motivo que fuera el visitarlo. Ahora es totalmente diferente el acudir con el especialista.

 

El programar una cita para una limpieza dental es algo que siempre dejamos de lado, no le damos la importancia que tiene, pues al asistir cada 6 meses por nuestra respectiva limpieza, podríamos evitar muchos problemas de salud que se agravan por el hecho de no realizarnos una simple limpieza.

 

Al recibir un paciente, examinamos la cantidad de placa o cálculos (placa dental endurecida) y determinamos las herramientas que utilizaremos para deshacernos de ese mal, cuando la placa es demasiada, optamos por el servicio con ULTRASONIDO.

 

El ultrasonido nos ayuda a debilitar la placa y eliminarla con mayor facilidad, el tiempo de ejecución, en comparación con la técnica tradicional, disminuye efectivamente. El proceso es indoloro y no se dañan las piezas dentales.

 

Para finalizar nuestro servicio, pulimos cada uno de tus dientes con el objetivo de que la superficie quede totalmente lisa y así dificultar la acumulación de placa.

 

La limpieza dental mejora instantáneamente la estética de los dientes, el antes y después al momento de terminar el servicio es notable.