Por Dentika

Un diente permanente que se cae por un golpe se puede colocar de nuevo en su lugar (reimplantar). El término médico para un diente que cae o se sale por un golpe violento recibido es diente “avulsionado”.

La avulsión dental traumática es una urgencia odontológica. Para conseguir la reinserción y fijación del diente en su alvéolo se requiere que la vitalidad del ligamento periodontal sea conservada. En estos casos el tiempo, la cuidadosa manipulación y preservación del diente avulsionado en el medio adecuado son claves para el éxito del tratamiento.

Es más común de lo que podríamos pensar el hecho de que un niño(a) padezca un accidente de este tipo, por lo que es importante conocer las acciones necesarias para lograr que el reimplante de la pieza dental tenga éxito en consulta.

¿QUÉ HAY QUE HACER?

  • Cerciorarse si el diente ha sido hallado.
  • Tomar acción lo más pronto posible sin entrar en pánico.
  • Si el diente se encuentra sucio(polvo, tierra, etc.) lavarlo bajo el chorro de agua corriente.
  • Siempre sujetar el diente por la corona, sin manipular la raíz.
  • Reubicar el diente en su alvéolo, sin ejercer mayor presión que la de dos dedos.
  • Si no puede ser reubicado por sangrado de partes blandas o nerviosismo, mantener en medio húmedo (leche entera, solución balanceada de Hanks o suero fisiológico).
  • Trasladar a la brevedad al niño(a) a consulta al dentista más cercano.

 

¿QUÉ NO HACER?

  • Entrar en pánico.
  • Perder tiempo en buscar el culpable.
  • Lavar el diente con alcohol o agua oxigenada, esto solo dañaría las fibras.
  • Manipular la pieza demasiado.
  • Asistir con el dentista de confianza aunque el traslado dure mas de 90 minutos (Es vital no perder tiempo).

 

HABLEMOS DEL TIEMPO

Si el tiempo extraoral del diente es inferior a 60 minutos, el índice de éxito es superior al 90%. Si el tiempo extraoral del diente es superior a 120 minutos, el indice de éxito disminuye hasta en un 90%.

Es importante transmitir tranquilidad al pequeño(a) que ha sufrido el accidente, las reacciones que mira a su alrededor lo pueden alterar o tranquilizar. Tu como adulto, tendrás que auxiliarlo de la mejor manera para que guarde la calma y tengamos éxito en su reimplantación. Así conservará su sonrisa sana, porque no hay nada mas lindo que la sonrisa de un niño(a).

Dentika I Nos gusta que sonrías